En la lucha, together: La Campesina

Si uno viaja al centro de  California se encuentra con un mundo lleno de distintas bondades. La tierra otorga la posibilidad de degustar productos frescos que están por todo el valle. Los sentidos nos ofrecen un sinfín de posibilidades, tanto visuales como gustativas. Si usted visita California, podrá recorrer largos caminos sombreados con robles, hasta llegar a variados centros de degustación.

Si usted se caracteriza por adentrarse en la realidad de los habitantes de los diferentes pueblos,  como un lugareño más, usted debe sintonizar “La Campesina”. La radio emisora necesaria para completar la belleza. La Campesina sumerge a los oyentes en la vida del campo, te invita a tener el panorama distintivo de ese rincón de USA. La Campesina, no es una simple emisora, es un mundo que uno puede descubrir si se anima a introducirse en las necesidades de los trabajadores.  La red de radios que surgió con grito de lucha en español con ecos en inglés y viceversa. La radio campesina. Digna de su fundador César Chavez, la emisora logra cumplir su cometido.“Necesitamos ayudarles a los estudiantes y sus padres a amar y preservar  la diversidad étnica y cultural que nutre y fortalece esta comunidad -y esta nación.” dijo César Chavez y esa frase es la que prevalece en la emisora como guía de sus acciones, dentro y fuera de la radio. Los oyentes tienen la certeza que todos los días uno va a aprender algo nuevo y va a poder transmitir eso a su entorno.

Screen Shot 2018-09-13 at 12.41.42 AM

La radio, la fuerza de la palabra, con voz de mando de hermana mayor “La Campesina” te traslada sin escala a México – y a otros rincones de Latinoamérica – con música en español, invita a recorrer la realidad de los campos, de su gente. Los trabajadores escuchan mientras trabajan la tierra, mientras miman la cosecha.

En el año 1983 el visionario César Chavez comenzó su misión detrás del micrófono. En ese entonces era un trabajador que había comprendido la necesidad de luchar por sus intereses y las de su gente. Había sido encomendado internamente en la misión de convertir la emisora en un arma eficaz contra los poderosos. Para conseguirlo trabajó en tres frentes: primero, ganarse la confianza y el cariño de la comunidad; segundo, elevar la moral de los trabajadores que trabajaban en los campos; y tercero, lograr que su lucha dé sus frutos y sirva para otras generaciones, se multiplique como un grito de liberación y unidad. César Chavez gran defensor de la justicia social:  los derechos de los trabajadores, de los inmigrantes. Creador de la red  junto a United Farm Workers. Podríamos escribir interminables textos sobre César Chavez, pero ese será otro capítulo.

La radio surgió como una herramienta sonora y permanece su objetivo intacto, con 35 años en el éter no dejó de lado la lucha de su fundador. Lograr que los trabajadores encuentren en sus emisoras un refugio, la compañía que informa, distrae, entretiene y educa. La conjunción perfecta para el momento en que vivimos. Y la adaptación a los tiempos que corren es una forma de demostrar la fuerza de un medio de comunicacion. La Campesina en estos años logró colocar a la radio pública entre las primeras radios más escuchadas. Su programación es variada y se ajusta a la necesidad de la comunidad. Un cóctel preparado por profesionales de la comunicación, en donde podemos encontrar información, música, entrevistas, asesoramiento legal, y como si fuera poco se transforma en un puente entre el oyente y los diferentes recursos de ayuda.

Screen Shot 2018-09-18 at 2.48.03 PMLa identidad de la radio es estar presente, los oyentes saben que pueden contar con ella, como una hermana mayor, que acude al encuentro ante la primera señal de urgencia. Los llamados telefónicos a la radio, por parte de la audiencia, generan esa conexión necesaria para ser parte de la familia. Una muestra de ello es el programa “Cuadrilla de la Semana” que se emite por radio 92.5-FM, Bakersfield, La Campesina, sortean un almuerzo gratis para ti y tus compañeros de trabajo. Como un juego en el que pensar en el otro ya es una enseñanza y una premisa. Tu ganas y tus compañeros también, el festejo es compartido. Por ejemplo, Norma Alvarado, participó y ganó un almuerzo para veinte trabajadores. Tanto Norma como sus compañeros trabajan en los campos del Valle Central de California. Uno de los lugares en donde la naturaleza nos brinda sus frutos: repollo, coliflor, patatas y muchas otras verduras que los habitantes del suelo norteamericano disfrutan.

La situación política actual en Estados Unidos genera incertidumbre en gran parte de la comunidad habla hispana. Estar bajo la lupa de actual presidente es una situación que genera angustia y desesperación. Los medios nacionales toman los temas: amenazas de muros, visas, los inmigrantes ilegales, separación de familias, con una frialdad informativa. Sin embargo, la información debería estar acompañada de asesoramiento legal entre el staff de los noticieros, por ejemplo.

Los tiempos convulsionados imploran que los medios se ajusten a las necesidades de los desprotegidos, los perseguidos, de aquellos que están bajo la mira de la crueldad. La Campesina levanta la bandera como propia, visibiliza el problema y a su vez posibles soluciones. En el país de las posibilidades, en la que los Padres Fundadores pensaron en una cultura mixta enriquecida por los inmigrantes, ahora sufre un resurgimiento de la xenofobia contra los no nacionales. El racismo contemporáneo debe ser erradicado desde la raíz para que no se reproduzca, para que no se transformen en sentimientos naturalizados contra los inmigrantes. Y allí La Campesina sabe hacer su trabajo, asesorar sobre los derechos, acompaña para que no sientan solos, educa para que no entren en pánico porque inmoviliza.

Los trabajadores de los campos, aquellos que trabajan la tierra como propia desde hace años llevan en sus bolsillos el aparato de radio como si fuera un as bajo la manga. La necesidad de estar al tanto de las regulaciones que protegen sus derechos, hace que La Campesina este entre los trabajadores como una voz que unifica la lucha.

El drama de los migrantes no es para ver desde palcos, es para inmiscuirse, apropiarse, reconocer que el mundo que hemos construido no es lo suficientemente equitativo y humano. La lucha será ir contra la política actual que pretende producir diferencias, que condena a algunos a permanecer en la sombra de la humanidad, que intenta que ciertas situaciones no existan para nosotros. Es por eso que esta columna quiere levantar la bandera de La Campesina, colocar un megáfono y salir a las calles, hoy hay dos frentes claros: la lucha por la justicia y la liberación del miedo.

Lic. Marcelina Romero, LPRC Contributor
Lic. Romero  es comunicadora de los medios, analista política y consultora internacional. Corresponsal para Radio Universidad Nacional de La Plata; Romero Máster en Comunicación Política y Gobernanza Estratégica de George Washington University. 
Romero is a communications specialist, political analyst and international consultant. She is a Correspondent for Radio Universidad Nacional de La Plata.  Romero Master’s Degree in Political Communication & Strategic Governance from George Washington University.